Sunday, July 12, 2009

Las Rablas, arte y cultura en el corazon de Barcelona.

Yo junto a Franchesca y Jose A. En Las Ramblas.....

Son muy pocas las ciudades de las que he visitado en todo el mundo, que me han llamado la atención y doy testimonio que como Barcelona no hay dos iguales. Esta ciudad cultural recibe a miles de personas dispuestas a vivir una experiencia inolvidable. Solo basta repasar su historia, dejar sentir la brisa fresca del verano, disfrutar de la vista con todo lo que la arquitectura nos ofrece y recorrer sus calles para sentirnos realmente atraídos a ella.

Son muchas las historias que he escuchado sobre Barcelona, y no era para menos todo lo que me decían, no me sorprende que esta ciudad sea una de las mas ricas en cultura, arte, música y moda si hacemos un análisis y decimos que casi hace frontera con Francia, esta bordeada por el mítico mar Mediterráneo y bajo la luz del sol de Cataluña y como si esto fuera poco Barcelona, es la cuna que vio nacer a grandes actores, poetas, diseñadores, artistas como Gaudí, Dalí, Miró y Serrat. Que más se puede decir.

El gran momento de la ciudad fue en la edad media, cuando creció entre el auge del comercio, y se levantaron muchos de los edificios que hoy día perduran. En Barcelona todo lo que se respira es arte, esta por todas partes, es un lugar que encanta y enamora a quienes saben disfrutar de la vida urbana. Al caminar por sus calles en donde se inhala historia y modernidad, quietud y movimiento, tranquilidad y diversión; se siente que en cualquier momento un gran encuentro pude ocurrir. Es simplemente una ciudad mágica que puedes disfrutar con cámara en mano y hacer un recorrido fotográfico único.

Si hay un lugar culturalmente hablando que me encanta de Barcelona es “El Barrio de la Rambla”. Antiguo torrente transformado en camino exterior de la muralla del siglo XIII, reconvirtió en un paseo público en el siglo XVIII. En tiempos atrás era habitual el desfile de prostitutas, marineros borrachos, traficantes callejeros, perdonavidas y otra fauna porteña eran los asiduos en este lugar, pero gracias a Dios hoy día, la historia es otra. A pesar de que sigue siendo uno de los principales receptores de la oleada de inmigrantes a Barcelona, por lo que el multiculturalismo del que tanto se jacta y lucra la ciudad, encuentra aquí su máxima expresión. Carnicerías, zapaterías de lujo, boutiques exclusivas, restaurantes, hoteles de primera, librerías especializadas y centros sociales, culturales, artísticos de cuánta cosa y colectivo humano se pueda imaginar, conforman el cambiante escenario comercial y social de Las Ramblas que no hace otra cosa que absorber la energía desbordante de quién llega a este puerto mediterráneo a buscarse la vida.

Cabe destacar que sus paredes están también decoradas, aquí un graffitero no es ni un antisocial ni un delincuente. Los grafitos en los muros son un atractivo turístico más de la ciudad y hacen que las paredes de Las Ramblas se conviertan en una explosión de color y formas cambiantes llenas de la creatividad de colectivos de arte callejero, a medio camino entre el arte y la reivindicación social. En medio está la plaza de Sant Jaume, escenario de muchos acontecimientos no se sorprendan si de repente se encuentran en una manifestación, un concierto, una trovada castellera o, con un poco de suerte, una celebración de un triunfo del Fútbol Club Barcelona.

Entre sus callejones nos encontramos a cada paso una urbe de fashionistas muy auténticos que llevan cargando sobre sus hombros el peso del estilo autentico y original. Aquí vemos de todo un poco, modernos los más jóvenes, clásicos la gente mayor que se les ve jugando al boliche en grupos o del brazo de sus parejas cuando salen a tomarse algo por las tardes o a jugar dominó en improvisadas mesas de juego en las veredas. Estos fashionistas, siempre coloridos y con diferentes opciones de cabelleras largas y arregladas, han aportado al estilo de este barrio, son como la banda sonora del lugar. Un ritmo muy contagioso que fácilmente distinguimos en las calles de Paris o Milán.
Entre paradas de flores y pájaros, estatuas humanas y dibujantes de caricaturas y retratos, por Las Ramblas pasa todo el mundo, barceloneses y extranjeros. Une dos de los puntos principales de la ciudad, el puerto y la plaza de Cataluña. Si miras hacia arriba podrás disfrutar de sus construcciones antiguas y sus balcones donde ondea la ropa húmeda y una vida que no cesa ni a la hora de la siesta. Estando en Las Ramblas (el corazón de Barcelona) y solo caminando quinientos metros en cualquier dirección, se pueden adentrar en la historia de la ciudad, descubrir rincones inolvidables y absorber el latido de la vida ciudadana. Otros barrios de Barcelona como Gracia, el Gótico, el Borne o sectores del Example (conocido como el Gayxample) están igualmente llenos de bares, restaurantes y centros culturales. En cada uno de estos espacios hay un montón de cosas interesantes para ver, descubrir y visitar.

Para aquellos ansiosos de diversión cultural, la magia de Barcelona está dispuesta siempre a hacer la vida más positiva, más elocuente, más esencial. Su único objetivo es mostrar las distintas maneras de expresión de los barceloneses, música, moda, baile y arte urbano atraen a los viajeros deseosos de un tipo de vivencias diferentes.
(Diagramacion del articulo publicado en la revista Pandora)

2 comments:

shum said...

BArcelonaaaaaa ciudad condal !!!!!!!!!!!! ciudad con mucha onda! amo santo domingo pero soy un enamorado de Barcelona.por eso creo k nunca la abandonare

josejhan said...

Asi es Shum.... es una ciudad llena de tanta cultura, arte, moda, estilos de vidas diferentes... es una ciudad que respira y siente arte por cada una de sus calles... es una de mis favoritas de todo el mundo... Estoy loco por volver... LA ADORO..