Thursday, September 30, 2010

¿Vamos a un mercado?... ¿Por qué? si hay tanto que ver en Madrid… No por favor!!..

Madrid, España, miércoles 16 de diciembre 2009, 11:30 a.m. Nunca en mi vida olvidare este día ya que realice unas de mis fantasías mas deseadas de la vida, era mi primera vez. Mis cinco sentidos estuvieron cada segundo que estuve allí en total explosión, una sensación extraña consumía mi ser, pude sentir aquel cuerpo, su olor cada momento, sus diferentes sabores, su magnifica belleza y por supuesto escuchar el susurro de cada uno de sus llamados en mi oreja. Definitivamente la primera vez es inolvidable. Visitar el remodelado, ultra súper espectacular y moderno Mercado de San Miguel, dejo en mí una emoción que tendrían que vivirla en carne propia para saber que es una verdadera experiencia. MAL PENSADOS!!!.... Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…

Aquel día quede en juntarme con mi amiga española Cristina Gómez en el hotel en el que nos estábamos quedandondo Amarilys y yo nuestros últimos días de las vacaciones invernales en ME by Meliá. Mi idea era salir de tiendas y ver gente en la calle, tomar algunas referencias de vestuarios (como suelo hacer normalmente o mejor dicho, como un turista más) pero mi amiga Cristina tenia otros planes. Cuando nos vimos me dijo “Vamos a ir de tapas al mercado de San Miguel, te va a encantar” a mi la cabeza empezó a darme vueltas (esto claro sumando que el día anterior había salido de bonche con otros amigos y me había tomado unas cuantas copas de vino) sentí en ese momento que no podi decirle que fuéramos a otro lugar porque con lo emocionada que ella tenia por ir al mercado me sentí en la obligación de quedarme callado. Pero mi cabeza solo se peguntaba ¿A un mercado? ¿Pero porque? ¿Como así?... ¿Eso debe ser como el Mercado Modelo o peor a un como el de los Ganaderos? Ayyyyyy que horror… Nada no me quedaba de otra.

De camino al famoso Mercado de San Miguel nos encontramos con un mar de gente en la Plaza Mayor aquello parecía como si Santa Claus o Papa Noel (como quieran llamarle) estuviera entregando regalos (de verdad que yo nunca había visto tanta gente en la calle) y eso que faltaba una semana para noche vieja. Aquí fue en donde pude reaccionar y le dije a Cristina ¿Seguro que en el Mercado que me dices habrá mas gente hoy que nunca? ¿Y si vamos a otro lugar? Ella me miro y me dijo “Te aseguro que te encantara ese lugar, si te gusta la comida y hablar de ella, tienes que probar, ver, sentir y oler todo lo que hay allí”… sus palabras me convencieron, simplemente deje que mis instintos me guiaran, total de otro modo vería algo diferente y seria una experiencia nueva que sumaria a mi vida.

A pocos minutos de cruzar la montaña de gente (literalmente) de la Plaza Mayor llegamos al Mercado de San Miguel... WAOOOOOOO!!!!.... que belleza… Su impresionante fachada fue lo primero que me llamo la atención. Según Wikipedia (que nunca se equivoca ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja) este lugar conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX. Fue construido entre 1913 y 1916 bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro al estilo del de Las Halles de París. Simplemente una hermosura de la arquitectura que ha permanecido a través de las diferentes décadas.

Ya luego en su interior fue que me pude dar cuenta de lo aun más espectacular que es este mercado y de lo que me iba a perder de ver. Yo con cámara en mano como un turista más no dejaba de fotografiar cada puesto de frutas, pastas, verduras, carne, pescaderías, repostería etc. que se me cruzara por la cara. Me llamo mucho la atención la presentación de cada uno de los productos del Mercado de San Miguel estaban tan perfectamente colocados todos que parecían decorados de alguna escena de un comercial o película. CUANTA ORGANIZACIÓN!!!... Lo mejor venia ahora, resulta que según vas pasando por los diferentes puestos del mercado puedes ir probando de todo. Muestras de quesos, pan, dulces y hasta champaña. Aquí el tapeo es diferente, no se trata de comer de todo, se trata de disfrutar de los sentido, probar, ver, sentir, oler y degustar. En el Mercado de San Miguel hay de todo para todos los gustos.

Disfrutar de cada tapa (a mi me encanta probar y comer de todo) era como estar en una tienda de Gucci y que todo te lo dieran a probar ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja… Una clave esencial para disfrutar del Mercado de San Miguel es primero la compañía de alguien que sepa guiarte por todos los puestos, mirar detenidamente que deseas comer o que deseas comprar para llevar. Luego de comprar algunas tapas en un lugar especializado en productos de mar donde pedimos varias de las opciones que ofrecían para probar un poco de todo Cristina y yo decidimos irnos a la cafetería “Qué Bonito es Panamá”.
Yo soy débil con la tuna, así pedí algunas de las tapas de atún en lonjas con aceite de oliva y unos huevos de caviar por arriba, también pedimos otras de anchoas y otras de salmón RIQUISIMO TODO. Acompañamos nuestra comida con una deliciosa cerveza media espumante con limón OTRA DELICIA QUE POR PRIMERA VEZ LLEVABA A LA BOCA…. Y yo con aquella resaca… ya ustedes saben ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…

Ósea esto que les cuento es solo una muestra de todo lo que hay en este lugar. Yo hice mi propia lista de 6 lugares favoritos con los que me quedo de allí 1ro. Esta el puesto “Il Pastaio”, OH DIOS!!... en este lugar puedes comprar cada día la pasta recién hecha y además las formas como la tienen de exhibición es digno de querer comérsela o llevárselo todo.

Soy enfermo con el pan y por supuesto tenia que estar en mi lista la panadería “L’Artesa de Gallent”, AQUEL OLOR CONQUISTO MI VIDA… es una panadería que trabaja su producto como si se trátese de obras artesanales sin levaduras químicas. TODO UNA DELICIA DE VER Y COMER…

Otra de mis debilidades, los libros y revistas, aquí puedes dirigirte a la librería gastronómica “Laie” y encontrar más de mil libros de cocina especializados para los profesionales y entendidos del tema, hasta los más sencillos para aquellos amantes de la comida.

La tienda japonesa “Maki Japón”, con un buen surtido de sushi desde 1€ la pieza. Y por supuesto que tenia que estar en mi lista ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja ja… todos estos manjares los puedes acompañar con algunos de los vinos del mundo que nos ofrece la vinoteca Pinkleton & Wine, aquí puedes encontrar vinos especiales servidos por copas que jamás probarías si tuvieras que comprar la botella completa y botellas de vinos que son difíciles de encontrar en el mercado porque no disponen de una distribución a gran escala.

Y por ultimo los quesos de la Fromagerie de Madrid, una quesería francesa en donde existe la posibilidad de probar cada uno de sus quesos por tan solo 1€.

¿Se les hace la boca agua? pues no duden en visitar este único mercado gourmet de hierro que persiste en la actualidad, y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura del hierro que encontraras en España. Este Mercado de San Miguel situado en pleno corazón de Madrid con mas de un siglo de vida se ha convertido en uno de los lugares modernos (aun sin perder su esencia y vocación tradición) de los que no puedes dejar de visitar. Para el que ama, vive y disfruta comer, este mercado es como lo que seria World Disney para un niño. Se lo aseguro. No solo es el centro obligatorio de chef y expertos gastronomitos madrileños que busca ingredientes para sus recetas, si no que también se ha convertido en un lugar con mucho estimulo para todos los sentidos.

El mercado está abierto hasta las 2 de la madrugada (de jueves a domingo). Todo en el mercado está cuidado hasta el último detalle. Gracias Cristina por llevarme a conocer este maravilloso lugar, es sin duda uno de los espacios con más glamour y estilo de Madrid y en cualquier momento un punto de encuentro para los amantes del gourmet. Hasta la próxima… Éxitos y bendiciones…

2 comments:

Alejandro EscaparateModa said...

Me encanta este mercado, es precioso y hay cosas muy interesantes.

Un saludo!

josejhan said...

Asi es Alejandro, yo siento que hay que visitarlos muchas veces parara poder conocerlo todo.. Yo estoy loco por regresar y catar mas cosas que no probe.. Lo tengo en agenda para mi proxima visita a Madrid..