Tuesday, June 16, 2009

El arroz negro de La Finca, no mancha los dientes. Pero hay que hacer fila para disfrutarlo!!!...

Una sita que se ha convertido casi obligada en mis últimos viajes a Madrid, España es la visita al restaurante La Finca de Susana. Es un buen local para degustar lo mejor de la cocina mediterránea con toques creativos a precios asequibles.

Por supuesto ya Amarilys me tenía desde el avión prevenido que desde que llegáramos nos alistábamos y nos íbamos al restaurante. Ya se imaginan el cocote que tenía desde ese momento y mucho mas porque seria la primera vez que comería arroz negro. Llegamos al hotel “Me By Meliá” alrededor de las 10:00 de la mañana y teníamos que dar vueltas y no dormirnos para podernos adaptarnos a la hora local. Entre hora y hora llego el momento de ir al tan mencionado restaurante del que habla Amarilys. Ya había escuchado hablar de La Finca de Susana hace mucho tiempo de boca de Alejandra Velásquez (hermana de Amarilys) y tenía muchas ganas de conocerlo.

La Finca de Susana es uno de los restaurantes mas concurridos de esta ciudad, quizá por eso en su puerta siempre hay muchísima gente esperando por una mesa y lo peor de todo es que no se admiten reservas (al no aceptar reservas, se aseguran que las mesas nunca estén vacías) es decir, que conviene llegar temprano y sin hambre a la puerta porque pueden allí esperar fácilmente media hora o una hora para que le den una mesa tanto al mediodía como por la noche.

Llegamos como a la 1:00 de la tarde, La Finca de Susana esta ubicado cerca de la Gran Vía madrileña, entre el Congreso de los Diputados y la Puerta del Sol. Tengo que decir que yo estoy acostumbrado a las filas en eso de verdad que los dominicanos tenemos un master ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja…Pero con hambre y sueño señores eso es grande ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja. Yo últimamente creo que el hambre me esta poniendo a cantar como parte de hacerme el loco o literalmente marear a las tripas cuando el hambre ataca. Lo que me vino a la cabeza en nuestra espera por la mesa fue la canción que dice “Reloj no marques las horas porque voy a enloquecer” ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja….estaba loco por entrar y dominicano al fin estaba desepera’o por comer aquel arroz negro del que tanto me hablaba mi amiga Amarilys.

Nos dijeron que la espera era de 20 a 30 minutos y llevábamos casi 40 minutos parados allí y ya los jugos gástrico de mi estomago me estaban matando. Gracias a Dios salieron como de la nada tres mesas y nos dejaron pasar. Afortunadamente, los madrileños tienen suerte de tener una ciudad tan grande y completa en la que tienen diferentes opciones para todos los gustos.

La Finca de Susana es un restaurante que luce muy elegante, con unos salones amplios, una iluminación acogedora y una larga carta de platos de nombres atractivos, que cuestan alrededor de unos 18 o 20 euros.
Otra de las cosas que me llamo la atención es su gran oferta en la carta, y ¡acerquen el odio! sus precios, muy, muy baratos (con diferencia a otros restaurantes) sorprenden para tratarse de un restaurante que se ubica en pleno centro de una capital. En su menu se mezclan ensaladas tradicionales con nuevas proposiciones y una gran variedad de entrantes, carnes y pescados cocinados con mucho criterio y una presentación impecable.

Se notaba que muchos de los que estaban en el restaurante eran clientes habituales de años. Pedimos las croquetas de Pollo de Susana de entrada, aquí me pude dar cuenta porque valía la pena esperar y pensé en ese refrán que dice “hambre que espera llenura no es hambre” acompañamos nuestras croquetas con vino tinto de la casa MUY BUENO y para el plato fuerte pedimos el arroz negro con sepia.

La mesera nos advirtió que se iba a demorar un poco, ya que era un plato muy pedido en el restaurante. Sin pensarlo dos veces pedimos nuestro arroz y entre espera y espera, vino tinto va y viene y mucho pan que dicho sea de paso lo ponen sobre el mantel cosa que me pareció muy extraño y no sobre un plato. Y otra cosa que también note es que al haber tanta gente te improvisan mesas de dos para tres o cuatro personas y llegas a estar muy cerca entre si de otras personas que no conoces. Durante toda la tarde no paró de llegar gente que se quedaba con las ganas porque el lugar siguió lleno mucho rato. Como 45 minutos después (el ambiente era bien agradable así que no nos importó tanto) llegó la comida, muy, pero muy caliente.

WAOOOOOO!!!...QUE RICURA el arroz negro es un plato de arroz medio húmedo, similar a la paella, pero de aspecto y sabor diferente, por la base de marisco y porque suelen ponerle cebolla y ajo, a diferencia de la paella valenciana. También es conocido como "negret o brut" como autóctonamente se dice en tierras alicantinas. La base del arroz negro es la sepia y el calamar, aunque frecuentemente el caldo se puede hacer de otros pescados y mariscos, sobre ese caldo se añade el arroz que se deja cocer de más a menos hasta que el agua desaparece.
El aspecto negro del arroz es debido a la cebolla caramelizada a la hora de hacer el sofrito y de la tinta natural que desprende el propio animal (tanto la sepia como el calamar). Yo estaba nervioso y en cada momento me acordaba de mi mejor amiga Sandra Abreu (Miss Rep. Dom. 1996) con eso de que los dientes no me vallan a dar una sorpresa ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja (es un chiste interno). El arroz negro se elabora en todo el litoral mediterráneo, pero parece tener su origen en Cataluña, y goza de especial predicamento en las cocinas de Tarragona. En pocos años, el arroz negro se ha convertido en uno de los guisos más populares de todos los españoles.

Luego y por ultimo y no menos importante nos llego el postre OSEAAAA!!!!....ni quisiera hablar de aquello porque se me hace la boca agua de solo recordarlo. Era un helado de vainilla con una capa por enzima de una especie de natilla de leche frita y rodeado completamente por chocolate….WAOOO….Jesús santísima que cosa mas buena…. ¡This was the best dessert I had in Madrid!....

Debo admitir que me gusto la idea de que no hagan reservaciones, vale la pena cuando piensas que 2 personas que comimos entrada, un plato fuerte para los dos, bebidas y postre y solo pagamos 25€ y que además salimos abobados y con un sueño del carajo de la hartura que nos dimos y con la sensación de haber comido manjares no lo creerían. En conclusión La Finca de Susana es un restaurante donde disfrutas de un menú increíblemente barato sin renunciar a la calidad de la comida. Ahora entiendo porque le llaman “La Joya en el centro de Madrid” tengo que reconocer que siempre recuerdo con nostalgia y en varias ocasiones, volver a disfrutar de la comida de La Finca de Susana.

Restaurante LA FINCA DE SUSANA
Arlabán, 4 Madrid, España
Tel. 91 369 35 57

2 comments:

ESCAPARATEMODA said...

OMG! qué platos.. jajaj son las 20:30 y me han abierto el apetito jajaj

Me lo apunto para mi visita a madrid.

Pasate Cuando Quieras ;) SALUDOS.
http://escaparatemoda.blogspot.com

josejhan said...

SALUDOS....GRACIAS POR EL COMENTARIO Y QUE BUENO QUE CUMPLIO CON SU MISION LO QUE ESCRIBI...TE ASEGURO QUE CUANDO ESTABA ESCRIBIENDOLO PARA LA REVISTA ME DIERON UNAS GANAS DE COMER OTRA VEZ AQUEL MARAVILLOSO ARROZ NEGRO..... COMO ME GUSTARIA ESTAR ALLI SENTADO AUNQUE SEA UNA VEZ A LA SEMANA...JAJAJ..AJAJAJ.AJA..ENTRARE A TU BLOGSPOT...DE HECHO LO VOY A AGREGAR A MIS FAVORITOS PARA TENERLO SIEMPRE PRESENTE Y ENTRAR SEMANALMENTE....GRACIAS...A TUS ORDENES PARA LO QUE NECESITES..

Jose Jhan